Please use this identifier to cite or link to this item: http://accefyn-dspace.metabiblioteca.org/jspui/handle/001/110
Title: El creacionismo de Louis Agassiz y sus concepciones biogeográficas
Authors: Juárez Barrera, Fabiola
Bueno-Hernández, Alfredo
Llorente-Bousquets, Jorge Enrique
Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Issue Date: 2016
Publisher: Bogotá: Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, 2016
Abstract: Louis Agassiz (1807-1873) puede considerarse como uno de los últimos y más destacados representantes de la visión teísta sobre la naturaleza. Desde sus inicios como naturalista, consideró la distribución espacial de los organismos como una parte fundamental del conocimiento de la historia natural y mostró su inclinación por desarrollar sistemas explicativos generales sobre la naturaleza, sin conformarse con la mera recolecta, descripción y clasificación metódica de especímenes. Este trabajo tuvo su origen en la investigación de la alumna de posgrado Fabiola Juárez-Barrera, quien gracias al apoyo del Posgrado en Ciencias Biológicas así como a la gentileza de la Dra. Janet Brown, pudo hacer una estancia en las bibliotecas de la Universidad de Harvard, precisamente en donde Agassiz fundó su famoso museo. Con la gran cantidad de información que recopiló, decidimos trabajar en esta versión, considerando el poco conocimiento que se tiene de Agassiz en lengua castellana. En particular, nuestra intención es presentar el desarrollo de las ideas biogeográficas de Agassiz. Aunque se ha destacado la importancia de este célebre naturalista como autor de la teoría glaciar, como experto en el estudio de los peces Prefacio 18 Juárez-Barrera, Bueno-Hernández & Llorente-Bousquets fósiles y como principal oponente en los Estados Unidos a la teoría evolucionista, poco se conoce el esquema que elaboró para explicar la distribución geográfica de los organismos, con el propósito de hacer un ataque minucioso y frontal contra el modelo biogeográfico dispersionista del evolucionismo, esbozado primero por Charles Darwin y desarrollado después por Alfred R. Wallace. Estos dos evolucionistas habían visto en la distribución geográfica de los organismos la evidencia empírica más importante a favor de la tesis evolucionista. Al llegar casi a los 40 años, Agassiz emigró a los Estados Unidos. Empleó su enorme prestigio para atacar la teoría evolucionista por selección natural. Bajo la premisa de que cada especie era una idea de Dios, surgida a partir de un acto de creación especial y permanecía inmutable a lo largo de su existencia, Agassiz elaboró su propio modelo biogeográfico. Promotor destacado de la tesis poligenista, interpretó las regiones biogeográficas como la evidencia de creaciones independientes, cada una con una flora y fauna única y característica. Este poligenismo lo extendió también a las distintas razas humanas, que de esa forma, devinieron ya no en razas, sino en especies diferentes. Negros, indios y asiáticos fueron excluidos de la especie humana, ahora integrada exclusivamente por la raza blanca a la que pertenecía Agassiz. Llama la atención que, siendo diametralmente opuestos, tanto el modelo biogeográfico evolucionista de Wallace y Darwin como el modelo biogeográfico antievolucionista de Agassiz se construyeron a partir de la misma evidencia empírica. La diferencia fundamental fue que mientras que Darwin y Wallace apelaron a causas materiales para explicar los patrones biogeográficos, Agassiz introdujo directamente a Dios en sus explicaciones y concibió a la naturaleza como un medio que revelaba el plan divino, bajo el supuesto de que había un propósito cósmico subyacente a toda la creación. A pesar 19Prefacio de su intento por deslindarse de la Naturphilosophie, Agassiz no pudo sustraerse a uno de sus principios: el considerar que el conocimiento directo de la naturaleza y la especulación filosófica formaban una unidad indisoluble. Aunque las ideas creacionistas de Agassiz parezcan haber sido rebasadas, su conocimiento no es meramente un asunto de curiosidad histórica. Resulta sorprendente cómo construyó sus argumentos antievolucionistas con base en evidencia empírica y gran rigor conceptual. Tenemos la esperanza de que al releer sus ideas, surja en el lector una perspectiva más amplia y matizada de cómo el modelo biogeográfico dispersionista del evolucionismo en buena medida fue adquiriendo su forma madura gracias a la necesidad que tuvo de refutar los argumentos metafísicos de Agassiz, hasta convertirse en el modelo dominante de la biogeografía durante un siglo, dominancia que perdió al surgir los enfoques de la panbiogeografía y la biogeografía cladista. Los autores deseamos agradecer al programa paep del Posgrado en Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (unam) y al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, por los recursos que hicieron posible la estancia de Fabiola Juárez-Barrera en las bibliotecas de la Universidad de Harvard; a la Dra. Jannet Brown, por su gentil ayuda para el ingreso a los archivos de las bibliotecas; a David Espinosa Organista, Carlos Pérez Malváez (de la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza, unam), Ricardo Noguera Solano y Juan Manuel Rodríguez Caso (de la Facultad de Ciencias, unam) por la revisión crítica que hicieron al borrador, y de manera especial agradecemos a la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales por el apoyo brindado para la publicación de la presente obra.
Description: 144 p. il.
URI: http://accefyn-dspace.metabiblioteca.org/jspui/handle/001/110
Appears in Collections:AD. Colección Luis Duque Gómez

Files in This Item:
File Description SizeFormat 
Creacionismo de Louis Agassiz WEB.pdf2,46 MBAdobe PDFThumbnail
View/Open


Items in DSpace are protected by copyright, with all rights reserved, unless otherwise indicated.